Bienvenidos a la Coalicion por los derechos de los inmigrantes y refugiados de Tennessee.

Haga clic en los enlaces a la izquierda para leer más sobre el trabajo de TIRRC.

Tuesday
Mar112014

Thursday
Aug012013

Stephen Fotopulos, el Director Ejecutivo de TIRRC, fue arrestado por un acto de desobediencia civil para demostrar la urgencia de una reforma migratoria

WASHINGTON, DC - Como parte de un esfuerzo para resaltar la urgencia a los miembros del Congreso para actuar para aprobar una reforma migratoria comprensiva que incluya  un camino a la ciudadanía, grupos de derechos pro- inmigrantes, líderes de la fe y líderes sindicales fueron arrestados en Washington DC esta mañana en un acto de  desobediencia civil. El Director Ejecutivo de TIRRC, Stephen Fotopulos, fue uno de los  detenidos. Haga clic aquí para ver fotos de  los cientos de personas que salieron en apoyo del movimiento esta mañana.

Diferentes comunidades alrededor de  todo el país van a mantener el impulso de una reforma migratoria durante el receso legislativo de 6 semanas que comienza  este mes  de agosto. Durante estas 6 semanas  de receso, se estima que  más de 44 mil familias sean  separadas por la deportación de familiares.

Saturday
Jun292013

Thursday
Jun062013

Resumen de las enmiendas a las propuesta de la ley de reforma migratoria

Thursday
Jun062013

NIÑOS INMIGRANTES DE NASHVILLE EMBAJADORES POR REFORMA MIGRATORIA.

 

cropdibujo 8Historia sobre el drama de cuatro nietos y una abuela  inmigrante en la cárcel y su lucha por recuperarlos.

El viernes 31 de mayo en la mañana Lidia Paz  les servía rápidamente el desayuno a cuatro de sus nietos. La algarabía de los niños es cotidiana, una antigua compañera; 5 hijos y 14 nietos la convirtieron en  una experta en el arte de vestir, cocinar, servir y  a una colonia de niños activos al mismo tiempo.

Pero ese día era muy diferente a los de toda su vida. Iban a las oficinas de los dos senadores que Tennessee tiene en Washington DC, (Bob Corker y Lamar Alexander), a pedirles que apoyaran el proyecto de ley que incluye una reforma migratoria.

Lidia es una mujer inmigrante latina que ha trabajado en todo para mantener a su familia: “He trabajado hasta en trabajos de hombres, en construcción, en pintura, en yardas, he hecho de todo para que no le falte nada ni a mis hijos ni a mis nietos, desde que llegué a Estados Unidos hace 12 años”.

Lidia hace parte del Comité de Mujeres Migrantes de Nashville, grupo creado por la Coalición para los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados de Tennessee, TIRRC, que ese viernes había programado entregarles a los senadores de Tennessee unos dibujos hechos por niños, donde plasmaban su realidad.

“I miss you Dady”.

Lidia y cuatro de sus nietos, hijos de madre y padre deportados,  se convirtieron en embajadores, en el rostro y la voz de toda la comunidad latina inmigrante de Tennessee en situación de indocumentación, cerca de 140 mil almas según el Centro Hispano Pew.

Niños de Memphis y Knoxville enviaron también sus dibujos a los senadores. En los dibujos de los nietos de Lidia y en los otros, se ven las figuras, como las que siempre hacen los niños y que generalmente tienen como destino la puerta de la nevera. Pero algo en algunos de esos dibujos realmente llaman a las lágrimas o golpean, como una bofetada seca en el rostro.

En varios dibujos, se lee, “I miss you Dady”, (Te extraño papá), “No Deportation”, “Together for ever, (juntos para siempre), no deportation”. En otros dibujos se ven patrullas de policía y familias llorando.

¿Podrían estos dibujos hacer comprender a esos corazones fríos e indiferentes, el dolor de una separación forzosa de la familia?, Aunque Lidia y sus nietos no fueron recibidos personalmente por los senadores Corker y Alexander, miembros importantes de sus equipos de trabajo, recibieron los dibujos y atendieron a los niños dentro del edificio, con amabilidad y hasta ternura.

En los días posteriores al que los niños entregaron sus dibujos, el senador Corker,  le “coqueteó” por primera vez al proyecto de reforma migratoria que tendrá que votar a finales de este mes. Sin comprometer mucho su posición y sin decir nada que moleste a los más conservadores del Estado, el republicano dejó ver que “podría” votar favorablemente el proyecto de ley porque “hay que arreglar el problema”. Pero, “podría” al fin y al cabo puede ser sí o no.

El otro senador de Tennessee, el también republicano, Lamar Alexander dijo el viernes a NPR Nashville: “Estoy interesado en que se haga algo. El actual sistema de migración es una amnistía de facto para para millones de personas”.

“Nos arrestaron, nos robaron y nos quitaron a los niños”, Lidia Paz.

¿“Amnistía de facto”?, ¿“resolver el problema”?; Lidia estaba en la casa de su hija luz cuando ambas fueron arrestadas, buscaban al exmarido de Luz. “Ese detective nos dijo que teníamos que encontrar al exmarido de mi hija y entregárselo, si no, nos iba a arrestar a las dos y a quitarnos a los niños. Como nosotras no teníamos contacto con él, (el exmarido), el policía hizo lo que dijo, nos arrestó y nos quitó a los hijos de mi hija” cuenta Lidia.

¿Esa es la “amnistía de la que habla Alexander? Pero hay más. Madre e hija fueron arrestadas. Luz pasó cuatro meses en diferentes cárceles hasta que fue deportada a México, un país y  una cultura que desconocía porque llegó a Estados Unidos de siete años de edad. Por su parte Lidia, una mujer trabajadora, además ama de casa, madre y abuela, tuvo hasta que luchar en la cárcel contra unas mujeres que querían forzarla a tener sexo con ellas. Luego de 10 días detenida en Nashville, Lidia fue a su casa y el dueño no la dejó sacar sus cosas, la robó, perdió todos sus enceres domésticos. Entonces fue a la casa donde vivía su hija arrestada y habló con el propietario quien le permitió continuar con el contrato  de arriendo que tenía su hija. Cuando abrió la puerta se dio cuenta que los amigos de lo ajeno habían hecho lo suyo.

Inmediatamente Lidia se dio a la tarea de recuperar a sus cuatro nietos puestos en custodia del Estado de Tennessee. Sin hablar inglés, sin conocer el sistema legal y sin dinero, Lidia logró la custodia de sus nietos, “casualmente”, cuando su ex yerno se entregó.

“Tengo miedo de que la policía se lleve a mi abuelita”, niña inmigrante.

Lidia 2“Cuando los niños me vieron corrieron hacia mí y se pusieron a llorar. A los dos varoncitos los tenían durmiendo en un sofá en la casa de una de estas familias donde ponen a los niños que nos quitan. Como estaban asustados y no entendían nada, muchas veces las señora que los cuidaba los gritaba, como que no tenía paciencia, no sé”. Relata Lidia.

Cuando Luz fue arrestada su hija más pequeña tenía dos meses de nacida. “Por más que le pedimos al detective que no me separara de los niños, especialmente de la bebita que es la que más cuidado necesitaba, no hizo caso, nos asustó, nos amenazó, hasta me dijo que llamara a mi exmarido para que se entregara, que le dijera que quería tener sexo con él, pero no había caso, yo no tenía contacto con él, no podía ubicarlo y todo lleno de rabia llamó patrullas de policía y me arrancaron a mis hijos de los brazos. Lo último que me dijo el policía fue que me iba a encerrar por 200 años. Fue lo más feo que me ha pasado en la vida, lloro mucho siempre que me acuerdo de ese día”, cuenta Luz entre sollozos telefónicos.

Estefanía, una de las nietas de Lidia dice: “No me gusta la policía, tengo miedo que se lleven a mi “grandma” otra vez y ya no la vuelva a ver y me lleven a vivir con gente fea”.

¿Son estos los problemas que el senador Corker quiere resolver?, ¿En verdad Alexander cree que la vida de los inmigrantes es una amnistía de facto?

Los dibujos hablan del dolor y los traumas a los que son sometidos los niños de padres deportados. Es un  paso para que los gobernantes vean el drama de los seres humanos envueltos en la migración.

La participación es el único camino.

Pero testimonios como los de Lidia Paz deben ser escuchados por cuanta gente quiera oírlos, especialmente por aquellos que piensan y pregonan que la vida de los inmigrantes indocumentados es un camino de rosas, bordeado de ríos de leche y miel mientras viven cómodamente del sistema. Pero detrás de cada inmigrante indocumentado hay una historia de discriminación, abusos y atropellos a los derechos fundamentales básicos.

Muchos inmigrantes indocumentados han sido tratados de forma denigrante por parte de autoridades. Hombres y mujeres de bien, trabajadores incansables  convertidos en criminales porque en los últimos años gobernantes han dicho que la migración es delito para satisfacción entre otros, de los propietarios de las cárceles privadas, ahora multimillonarios gracias a los arrestos de inmigrantes como Lidia Paz y su hija.  

Seguramente los dibujos de los niños conmovieron a las personas en las oficinas de los Senadores. Si votan a favor de la reforma migratoria no será porque entiendan o les duela las cosas que les pasan a los inmigrantes en situación de indocumentación. Sino porque entienden que los republicanos necesitan del voto latino para volver a tener uno de los suyos en la Casa Blanca.

Con excepción de los Dreamers y algunos casos aislados publicitados en la prensa, los inmigrantes no hemos sido capaces de mostrarles a los gobernantes y a la comunidad estadounidense en general, los terribles casos que se presentan a diario en contra de la comunidad más vulnerable a violaciones de sus derechos humanos: los inmigrantes en situación de indocumentación. Si queremos que nos vean, debemos mostrarnos.

Lidia Paz entiende esto, por eso no lo dudó cuando la invitaron a participar en la actividad de TIRRC el pasado viernes. Cuando se le preguntó a Lidia qué quería decirle a la comunidad hispana respondió: “Que participen en las actividades que las organizaciones convocan. Es lo que podemos hacer y hay que hacerlo si en verdad queremos una reforma migratoria y cambie un poco nuestra situación”.